Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2018 Página 1 de 3

Panorama de la cirugía artroscópica

Ernesto Martínez Lema, MD

El desarrollo tecnológico de los últimos 20 años ha permitido tener equipos muy precisos y llevar así a cabo reparaciones articulares con óptimos resultados.

Introducción

La Medicina, pero muy especialmente la cirugía es “ciencia y arte”; porque para el enfoque de diagnóstico y tratamiento de los pacientes tenemos como médicos que aprender, estudiar y evaluar diferentes métodos para obtener el mejor resultado con ellos, pero además debemos contar con las destrezas manuales para poder realizar los procedimientos en forma adecuada.

En el área de la cirugía de articulaciones, por tradición se han usado diversas intervenciones, técnicas convencionales abiertas que hasta cierto punto tenían resultados aceptables, pero desde hace varias décadas con el advenimiento de la cirugía por endoscopia (que en el caso de las articulaciones se llama artroscopia), han venido perdiendo espacio y han sido reemplazadas por esta.

Definitivamente, las mejoras tecnológicas en óptica e instrumentales han favorecido que cada día se realicen más este tipo de procedimientos y se practiquen menos las cirugías abiertas; esto demanda un nivel alto de conocimientos, y muy en especial la destreza manual del cirujano, con el aporte de la tecnología, con equipos cada vez más precisos. Hasta 2004, un 30 % de los procedimientos quirúrgicos articulares se practicaban por artroscopia, en 2015 la cifra aumentó a 90 %.

Para el tratamiento de las diferentes lesiones de las articulaciones, en pacientes deportistas de alto rendimiento, deportistas recreacionales y también en pacientes sin demanda física, existen numerosas opciones de terapéutica. Dentro de estas, las técnicas artroscópicas han venido imponiéndose en las últimas décadas, ya que permiten realizar procedimientos grandes o menores con una menor invasión y por ende menos efectos colaterales adversos, recuperación mucho más rápida, poco dolor e inflamación postoperatoria y un rápido retorno a las actividades previas.

Además, en el contexto socioeconómico y cultural de los últimos años, si se analiza la relación costo-beneficio para los pacientes y para las instituciones de salud, son evidentes a todas luces las ventajas de estas técnicas.

¿Qué es la cirugía artroscópica?

Es un procedimiento diagnóstico pero muy especialmente terapéutico, usado para corregir daños intraarticulares y que se realiza en diferentes articulaciones del cuerpo (rodilla, hombro, cadera, codo, tobillo, muñeca…), utilizando un equipo especial: el artroscopio, el cual consta de:

  1. El artroscopio propiamente dicho, un elemento tubular con un sistema interno de lentes, en diámetros variables desde 2 mm hasta 6 mm dependiendo de la articulación a tratar, y una fibra óptica interna que permite la transmisión de la luz, el cual se conecta a una cámara de alta resolución y que permite ver las imágenes de la articulación en un monitor.
  2. Fuente de luz que a través de un cable de fibra de vidrio lleva la iluminación al artroscopio.
  3. Sistema de irrigación de fluidos para tener un medio líquido que permita lavar la articulación y lograr una visión clara de la misma.
  4. Set de pinzas con diferentes perfiles para cortar, tomar tejidos o probarlos.
  5. Equipo de poder o shaver, un sistema de cuchillas giratorias que permite cortar, regularizar, raspar y perforar los tejidos de la articulación.
  6. Sistema de radiofrecuencia que permite ejecutar cortes precisos o electrocoagular tejidos.

En cirugía endoscópica de la columna se utiliza también el láser para vaporizar el disco herniado.


Palabras relacionadas:
Novedades en cirugía de articulaciones, procedimientos quirúrgicos articulares se practicaban por artroscopia, corrección de daños intraarticulares mediante artroscopia, aplicaciones de la cirugía artroscópica, beneficios de la artroscopia.

Acerca del autor

Ernesto Martínez Lema, MD

Ernesto Martínez Lema, MD

Médico de la Pontificia Universidad Javeriana, especializado en Traumatología y Ortopedia en la Universidad Militar Central, en Bogotá (Colombia), y con un postgrado en Cirugía Artroscópica y de Rodilla, del Hospital Santa Casa de Misericordia de Sao Paulo (Brasil). En la actualidad es cirujano de rodilla en la Clínica Reina Sofía y en la Unidad Médica CECIMIN, en Bogotá.
x

Otras noticias relacionadas