Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2019 Página 3 de 8

Los 10 mayores riesgos de la tecnología médica para 2019

ECRI Institute

Los ítems que componen esta lista son dispositivos o tecnologías médicas considerados fuente potencial de peligro y que merecen toda la atención en el 2019.

Los sistemas de acceso remoto son un objetivo común porque son por naturaleza accesibles al público. Proyectados para satisfacer las necesidades legítimas de las empresas, tales como permitir que los clínicos que están fuera del sitio tengan acceso a los datos clínicos o a los proveedores para solucionar problemas de los sistemas instalados en la institución, los sistemas de acceso remoto pueden ser explotados con fines ilegítimos.

Los atacantes aprovechan los sistemas de acceso remoto vulnerables y sin mantenimiento para infiltrarse en la red de una organización. Una vez que obtienen el acceso —ya sea a través de activos médicos o no médicos— los atacantes pueden trasladarse a otros dispositivos o sistemas conectados, instalar ransomware u otro software malintencionado, robar datos o hacerlos inutilizables, o secuestrar recursos informáticos para otros fines, tales como la generación de criptomonedas.

Para salvaguardar los activos se requiere identificar, proteger y monitorear todos los puntos de acceso remoto, así como adherirse a las prácticas de ciberseguridad recomendadas, tales como instituir una política de contraseña segura, mantener y parchear los sistemas y registrar el acceso al sistema.

2. Los colchones “limpios” pueden exudar líquidos corporales a los pacientes

La sangre y otros fluidos corporales que permanecen sobre, o dentro de los colchones o cubrecolchones después de la limpieza pueden ponerse en contacto con los siguientes pacientes, constituyendo un riesgo de infección. Los incidentes reportados incluyen pacientes acostados sobre una cama o camilla aparentemente limpia cuando la sangre de un paciente anterior destila de la superficie al paciente.

Los cubrecolchones están destinados a evitar que los fluidos corporales y otros contaminantes entren en los colchones. Si una cubierta no es limpiada y desinfectada en forma efectiva, o si su integridad está comprometida de tal manera que permita que el colchón que está debajo se contamine, los siguientes pacientes podrían estar expuestos a materiales infecciosos. (Los colchones en sí no se limpian ni desinfectan entre pacientes).

Las instituciones de atención sanitaria deben tener cuidado y utilizar productos y procedimientos adecuados para la limpieza y desinfección de los cubrecolchones y deben inspeccionar periódicamente los colchones y las cubiertas para detectar signos de daño o contaminación.  

Un desafío clave, sin embargo, es que no todos los proveedores de cubrecolchones recomiendan productos y procedimientos que eliminen con éxito los posibles contaminantes de la superficie sin comprometer la integridad de la cubierta (es decir, creando puntos débiles que podrían permitir fugas). Esta situación debe ser remediada.

3. Las esponjas retenidas persisten como una complicación quirúrgica a pesar de los recuentos manuales

Las esponjas quirúrgicas que se dejan involuntariamente dentro del paciente después de haber cerrado el sitio quirúrgico pueden ocasionar infecciones y otras complicaciones graves, incluyendo la necesidad de intervenciones secundarias.

Los recuentos manuales --en los que el equipo quirúrgico verifica que todas las esponjas se contabilicen antes de concluir el procedimiento-- son una práctica estándar, pero son propensos a errores. Si tales errores dan como resultado una esponja retenida, pueden sobrevenir complicaciones, con consecuencias tanto para el paciente como para la institución de atención sanitaria.


Palabras relacionadas:
Hackers informáticos en los sistemas remotos de las instituciones de salud, desinfección de colchones y colchonetas clínicas, esponjas retenidas luego de una intervención quirúrgica, programar correctamente las alarmas de los ventiladores, desinfección de endoscopios flexibles, dosis adecuadas en bombas de infusión, configuración de monitores fisiológicos, riesgos de los sistemas suspendidos en pacientes.
x

Otras noticias relacionadas