Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2018 Página 1 de 4

Actualización en anticoagulación en fibrilación auricular

Robinson Sánchez García, MD

La fibrilación auricular es el principal factor de riesgo para desarrollar eventos isquémicos. Conozca algunos métodos actuales para su detección.

La Fibrilación Auricular (FA) es la arritmia cardiaca que se presenta con mayor frecuencia en la práctica clínica, y el hecho de padecerla puede generar un sinfín de dudas y cuestiones: ¿Qué es? ¿Cómo la detecto? ¿Necesitaré tratamiento? ¿Qué riesgos tengo al estar anticoagulado?

Al igual que la insuficiencia cardiaca congestiva, la diabetes mellitus y el síndrome metabólico, la FA se considera una de las epidemias cardiovasculares crecientes del siglo XXI, su prevalencia estimada es del 0,4 -1 % en la población general, pero aumenta con la edad hasta un 8-10 % en las personas de 80 años o más, incrementándose a más de 1,5 % entre mujeres y al 2 % entre hombres.

Esta arritmia se caracteriza por la presencia de un ritmo cardiaco rápido, caótico e irregular. La actividad eléctrica de la aurícula se desorganiza generando múltiples ondas que, a su vez, colisionan unas con otras; como consecuencia, la aurícula pierde la capacidad de contraerse de manera uniforme, motivo por el cual a los ventrículos llegan ondas de activación de manera irregular, generando que la contracción ventricular también sea irregular, todo esto trasmitido al pulso cardiaco. Este pulso, en la mayoría de los casos puede ser rápido, aunque también puede ser lento o mantenerse en el límite normal.

Su diagnóstico clínico requiere la presencia de mínimo 30 segundos de ritmo completamente irregular sin la representación de la onda P, que es la despolarización auricular en un electrocardiograma (EKG).

La FA está asociada a un incremento en la mortalidad, a una mayor incidencia de insuficiencia cardiaca congestiva, a un aumento del número de hospitalizaciones y a un riesgo muy elevado de formación de trombos intracavitarios que pueden ser embolígenos, desencadenando principalmente eventos cerebrovasculares isquémicos que, dependiendo de su extensión y gravedad, pueden afectar la calidad de vida tanto de los pacientes como de los cuidadores. Por este motivo, se debe detectar y clasificar a los pacientes con FA para determinar si requieren inicio de terapia anticoagulante versus riesgo de sangrado y complicaciones hemorrágicas.

Actualmente un screening temprano para la detección de FA no está aún recomendando en la población general, aunque sí se debe indagar en toda comunidad con algún factor de riesgo.

Fibrilación Auricular y riesgo de Evento Cerebrovascular Isquémico (ECV - Stroke), Accidente Isquémico Transitorio (AIT) o Embolismo Sistémico (ES)

Es bien conocido que el principal factor de riesgo para el desarrollo de ECV cardioembólico es la presencia de FA, motivo por el cual en todo paciente con presencia de ECV, ES o AIT debe indagarse de forma exhaustiva la presencia o no de FA. Aunque la posibilidad de ECV no es homogénea en todos los pacientes con FA, sí depende de la presencia o ausencia de otros factores de riesgo para el desarrollo de ECV.

Los pacientes con FA deben ser manejados por un equipo multidisciplinario, incluyendo especialistas de los departamentos de Neurología, Electrofisiología, y Rehabilitación, así como especialistas de la clínica de anticoagulación, liderado siempre por un cardiólogo clínico experto en terapia de anticoagulación.

La FA puede ser sintomática (sensación de palpitaciones irregulares), pero también puede ser asintomática o clínicamente silente en cerca de una relación de diez asintomáticas por una sintomática en los diferentes grupos de pacientes.


Palabras relacionadas:
Fibrilación Auricular (FA), arritmia cardiaca, insuficiencia cardiaca congestiva, trombos intracavitarios, eventos cerebrovasculares isquémicos, Neurología, Electrofisiología, Rehabilitación, screening de una arritmia, monitoreo ambulatorio de presión arterial, electrocardiograma (EKG), FA silente paroxística, parches de monitoreo de ritmo cardíaco, foto-pletismografía, test de Holter de 24 horas, análisis oscilométrico, ECV criptogénico, ligadura de la auriculilla.

Acerca del autor

Robinson Sánchez García, MD

Robinson Sánchez García, MD

Médico internista y cardiólogo de la Universidad El Bosque, miembro de la Asociación Colombiana de Medicina Interna (ACMI) y de la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular (SCC). Es instructor de RCP BLS-ACLS certificado por la American Heart Association (AHA); coordinador médico de Convenios Internacionales y líder de la Clínica de Anticoagulación de la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV).
x
Notas complementarias

Otras noticias relacionadas