Acerca del autor

Con información de la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional

Con información de la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional

Nueva técnica de radioterapia RTHC tendría mayor precisión

Pensando en la precisión de procedimientos de radioterapia, el magíster en Física Médica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), Michael Steve Camelo Guevara, realizó la simulación computacional de un acelerador de haces de fotones convergente (RTHC, por su sigla en inglés), una técnica reciente aplicada a la medicina que aún está en fase de desarrollo.

El trabajo de Camelo, compartido mediante un comunicado de la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional de Colombia, es un avance de esta técnica que evitaría que los pacientes de centros oncológicos sufran efectos sobre sus órganos sanos, producto de la irradiación que provocan los aceleradores lineales mediante haces de fotones divergentes, en vista del aumento del diámetro a medida que se aleja de la fuente de rayos X. 

Con la simulación se pudo concluir que la dosis, depositada en un maniquí de agua, depende directamente del radio de apertura de los fotones, lo cual a nivel clínico implica una menor dosis absorbida en tejidos sanos y un máximo de dosis absorbida sobre tejido tumoral.

A través del método Monte Carlo —que calcula la probabilidad de la interacción radiación—, y con el programa Gear4, el magíster simuló cómo en la cabeza de un acelerador real se puede conseguir que el haz converja en lugar de divergir, indica la nota de prensa.

“Los aceleradores lineales no producen fotones, sino que generan electrones. Yo no puedo converger fotones, debido a que no tienen carga eléctrica, por lo que no hay forma de que con campos magnéticos pueda hacerlos converger”,

señaló el investigador Michael Steve Camelo Guevara.

“Los aceleradores lineales no producen fotones, sino que generan electrones. Yo no puedo converger fotones, debido a que no tienen carga eléctrica, por lo que no hay forma de que con campos magnéticos pueda hacerlos converger”, señala el investigador en la nota de prensa de la U.N., quien por este motivo se centró en los electrones y en su carga negativa.

En la simulación se incluyeron objetos conocidos como cuadrupolos magnéticos, encargados de variar la trayectoria de los electrones que se produzcan en el acelerador antes de que aparezcan los fotones mediante el proceso de frenado.

“Con los cuadrupolos logro que los electrones no salgan en todas las direcciones, sino que se enfoquen en un punto determinado que yo puedo definir”, explica Camelo Guevara, quien añade que al conseguir un haz de electrones convergente, se coloca una placa de tungsteno con la que algunos de los fotones producidos deben seguir la trayectoria de los electrones que inciden sobre ese material.

Entre tanto, los fotones que no sigan este camino y tomen direcciones aleatorias, serían atenuados por un colimador, un sistema que sirve para homogeneizar las trayectorias de los fotones o rayos X y que solo dejará que pasen los fotones que van con la trayectoria deseada, señala el comunicado.