Acerca del autor

Sandra Sanabria Barrera, MD

Sandra Sanabria Barrera, MD

Directora técnico-científica del banco de tejidos de la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV).

Banco Multitejidos de la FCV: un modelo de innovación y desarrollo en Colombia

Desde sus inicios, la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV) se ha destacado por su alto compromiso social con la región y el país. Es por ello que desde el 2003 empezó a gestar el proyecto de formación de un Banco de Tejidos Cardiovasculares que permitiera reducir la prevalencia de cardiopatías congénitas y adquiridas, mediante el suministro de tejidos biológicos de origen humano para el tratamiento de dichas afecciones. 

Para el 2004, y después de un arduo y continuo trabajo, el equipo multidisciplinario del Banco de Tejidos logró consolidar el proyecto mediante la obtención del Certificado de Condiciones Sanitarias, otorgado por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), lo que permitió iniciar la búsqueda y selección de donantes de tejidos cardiovasculares, y por ende, el rescate de tejidos para validar cada uno de los procesos. 

En 2008, el banco obtuvo su primera certificación de buenas prácticas para tejidos cardiovasculares, emitido por el INVIMA, logrando así un enorme avance y un significativo aporte al mejoramiento de la calidad de los de servicios de salud del oriente colombiano. En ese mismo año, el alto compromiso de trabajo y la calidad de los procesos, posibilitó también la Certificación en Sistemas de Gestión de la Calidad ISO 9001:2000, concedida por el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (ICONTEC). 

Frente a esto y con la articulación entre el Banco de Tejidos y el Instituto Cardiovascular de la FCV, se evidenció que había una necesidad de contar con varias opciones de tejidos para fines terapéuticos, teniendo en cuenta que surgirían grandes proyectos que posicionarían a la FCV y al departamento como un referente en el ámbito nacional e internacional en la prestación de servicios de salud de alta complejidad. 

Así, el banco inició un arduo trabajo que le permitiría ampliar su portafolio de servicios y que no se limitaría  sólo a tejidos cardiovasculares, sino que también ofrecería tejidos osteomusculares. En esta medida, desde el año 2008 y hasta el 2010, se lograron referenciaciones internacionales con la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), la Universidad Nacional de Singapur y el Transplant Procurement Management and Institute for LifeLong Learning de la Universidad de Barcelona (España), logrando así disponer de las herramientas técnicas y científicas necesarias para la formación del primer Banco Multitejidos de la región. 

Nuevas alternativas para salvar más vidas

Luego de los múltiples procesos y la preparación profesional internacional del equipo humano, la FCV obtuvo el Certificado de Condiciones Sanitarias para Tejidos Osteomusculares, emitido en 2011 por el INVIMA; y tras cumplir con los requerimientos satisfactoriamente, en 2012 consiguió la primera certificación de Buenas Prácticas para Tejido Cardiovascular y Osteomuscular, y el certificado ISO 9001:2008, constituyéndose, de esta forma, como el primer Banco de Multitejidos de la región y el primero en disponer de éstos dos tipos de tejidos en el ámbito nacional.

Esta certificación permitió que el banco dispusiera de una gama de aloinjertos osteomusculares, que han sido utilizados en procedimientos quirúrgicos de diferentes áreas de la salud, en las que se incluyen ortopedia y trauma, oncología, neurocirugía, rehabilitación oral e implantología, mejorando la calidad de vida de cada uno de los receptores.

En los siguientes tres años, el trabajo se enfocó en atender las necesidades de tejidos de la mayoría de las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) de la región, logrando satisfacer los requerimientos a conformidad en cada una de ellas, no solo mediante el suministro de tejidos de la más alta calidad, sino a través de la transferencia de conocimiento y el soporte técnico y científico especializado durante numerosos procedimientos quirúrgicos en los que fueron utilizados los injertos.

En el 2015, el banco recibió de nuevo la certificación en Buenas Prácticas por parte del INVIMA, y para entonces ya contaba con cuatro líneas de tejidos completamente constituidas, en las que se incluían homoinjertos valvulados y avalvulados criopreservados, pericardio humano fijado en glutaraldehídotejido osteomuscular fresco congelado y tejido óseo liofilizado. Sin embargo, el equipo del banco evidenció que esto no era suficiente, puesto que las necesidades terapéuticas aumentaban a medida que crecían los servicios especializados en salud en la región, como el pabellón de quemados, los servicios odontológicos especializados, el área de neurocirugía, y la cirugía plástica y reconstructiva.

“Con la apertura de las nuevas líneas de piel y membrana amniótica, se espera respaldar cada una de las necesidades de tejidos para usos terapéuticos, tanto del oriente colombiano como de todo el país”

Un banco fundamentado en la innovación

Desde siempre, el Banco de Tejidos de la FCV ha basado el desarrollo de su trabajo en el firme compromiso de garantizar la confidencialidad de sus donantes y receptores, así como la seguridad y calidad de todos los tejidos, y la disposición adecuada de los catalogados como no aptos para uso terapéutico o trasplante, mediante el desarrollo de procedimientos operativos estándar validados, con base en el mejoramiento continuo del proceso. Con todo este trabajo multidisciplinario se ha conseguido que durante los 10 años de servicio, en la entidad se hayan realizado más de 1.000 implantes de tejidos, salvando y mejorando la calidad de vida de la población.

Más de 1.000 implantes de tejidos se han realizado en el Banco de Tejidos de la FCV durante sus 10 años de funcionamiento

Con la apertura de las nuevas líneas de piel y membrana amniótica, se espera respaldar cada una de las necesidades de tejidos para usos terapéuticos, tanto del oriente colombiano como de todo el país. Adicionalmente, se seguirá trabajando de manera articulada con el Instituto Cardiovascular (ICV), la primera institución en el país acreditada por la Joint Commission International, y el Hospital Internacional de Colombia (HIC), para continuar como un referente a nivel nacional y conseguir ser un modelo en Latinoamérica, mediante la transferencia de conocimiento científico muy calificado y a través del suministro de tejidos que cumplan con los más altos estándares.

En la actualidad, el Banco de Tejidos de la FCV cuenta con un equipo altamente capacitado, caracterizado por su interés constante en la investigación y la continua  formación técnica y científica, del que forman parte cirujanos cardiovasculares, médicos especialistas en ortopedia, cirujanos plásticos, médicos coordinadores operativos de trasplantes, bacteriólogos, microbiólogos, enfermeros e ingenieros.

Por esto, y en aras de continuar con el aporte científico y técnico, el Banco Multitejidos de la FCV seguirá desarrollando nuevos proyectos que fortalezcan y faciliten el acceso de los pacientes a tejidos de alta calidad, a través de la apertura de nuevas líneas de tejido en las que se incluyan tejido ocular y nervio periférico, así como la innovación de los procesos ya establecidos, mediante el procesamiento de homoinjertos descelularizados, matrices óseas desmineralizadas y tejidos cardiovasculares liofilizados.

 

 

El Hospital agradece la colaboración editorial de la Fundación Cardiovascular de Colombia para este artículo

 

Artículo proveniente del Suplemento Colombia de la edición impresa de Abril – Mayo 2019 de El Hospital con el código EH0419FCV